lunes , 18 diciembre 2017
Inicio | Ahorros |

Gastando porque lo tengo

Hay dogmas de gasto que podemos cambiar si sabemos cómo
Gastando porque lo tengo
Gastando porque lo tengo

Gastando porque lo tengo

Hay dogmas de gasto que podemos cambiar si sabemos cómo

Nos pasamos la vida gastando porque el dinero está a la mano. Muchas veces en una tarjeta de crédito, otras hasta con préstamos. ¿Le sacamos el máximo así?

“¿Qué harías si te sacaras la lotería?” Me han preguntado en reiteradas ocasiones. Podría responder de diversas formas; con una gran verdad o quizá con un montón de mentiras… pero todas serían especulaciones.

Ganarse la lotería es un gran evento. La mayoría, mejor dicho, la gran mayoría, de las personas se gasta todo en menos de dos años. De no haberlo tenido nunca lo hubiese gastado. ¿Por qué lo gastan sin medida? Yo concluyo que es porque lo tienen.

El ejemplo de la lotería es un poco exagerado para lo que quiero demostrar. Al verlo tan grande quizá pensemos que no nos toca. Intentemos con otro más cercano:

Salimos al centro comercial y nos pasamos gastando según lo que tenemos en el bolsillo o lo que la tarjeta nos permita. Estamos sacando dinero del bolso hasta que tenemos la excusa de que no queda más. Si hay un cajero automático a la mano quizá se extienda un poco más el dolor de lo gastado sin un sentido real de que nos cubre una necesidad definida con anterioridad como importante.

Si cobra los días 15 y 30 y está llegando a la fecha de cobro con casi nada en la cuenta, está actuando con el dogma de gastar porque lo tiene.

Claro que algunos no llegan a esos días de esa forma, agraciados los que bien se manejan. Ah, también están los que no llegan a esa época así porque desde mucho antes les falta. Son los que no les falta salario, sino que les sobra mes.

Estos últimos amigos son los que vivieron gastando porque lo tenían y un día llegó una emergencia y luego otra y quizá algunas más. Como no tenían capital acumulado tuvieron que solicitar préstamos y comenzaron a pagar intereses. La bola de nieve los alcanzó y ahora no alcanza el ingreso para cubrir casi ni lo básico.

Amplío en ese grupo debido a que si está gastando porque lo tiene no quiero que termine en la tropa de los que no les alcanza el ingreso… verdad, les sobra mes.

Debemos trabajar el dogma y cambiarlo por: Gastar porque me cubre una necesidad importante planificada.

No quiero convertir a nadie en una persona estructurada que no disfrute la vida por no salirse de lo planificado. Quiero que llegue a tener la suficiente holgura para gastar sin tener que medir demasiado.

Es que son dos pasos. Muchas veces vemos a otros y creemos que tienen lo que han conseguido de la noche a la mañana. Salvo algunos que se han sacado la lotería o han hecho lo indebido. Las cosas no son tan fáciles como muchas veces aparentan, tampoco tan rápidas como podríamos imaginarlas.

Llegar a tener una vida libre de deudas y con pocas restricciones lleva una inversión interesante y planificada. Llamo inversión a lo que otros le dicen sacrificio porque si aporto algo y recibo más es para mí clara la intención. Es un dogma de vida muy importante que trabajo a profundidad junto a los demás en mi libro Arco iris Financiero.

Gastar menos en una salida porque es lo que destiné a ello lo considero una inversión y no un sacrificio. Lo que no desperdicio en esta lo podré tener para otra adquisición que sí le di prioridad en mi vida.

RECORDATORIO: Estaré en la República Dominicana de gira. Para contrataciones Ventas@DiegoSosa.info

 

FRASE DE LA SEMANA

“Si compro porque tendré dinero termino no teniendo para comprar lo que quiero”

Diego A. Sosa
Consultor, Conferencista, Coach y Escritor

Sobre Diego Sosa

Conferencista, Escritor, Consultor y Coach. Mantiene columnas en publicaciones de varios países. Con 17 libros de crecimiento personal y profesional publicados pertenece a una selecta lista de autores hispanoparlantes que han logrado colocarse en el gusto de los lectores. Habla los idiomas español, alemán, portugués e inglés.