jueves , 22 agosto 2019
Inicio | Deudas |

PIRÁMIDES: ¿Astutos participantes?

¿Son víctimas los que entran en ese "negocio"?
Pirámides ponzi: Negocio de astutos
Pirámides ponzi: Negocio de astutos

PIRÁMIDES: ¿Astutos participantes?

¿Son víctimas los que entran en ese "negocio"?

Las pirámides se diferencian de los multiniveles de manera fácil. Precisamente son los buenos resultados de estos últimos que llevan a los primeros a disfrazarse de ellos.

Hace unos días me encontré en la red con una entrevista que le hicieran a uno de los abanderados de la ya muerta pirámide del “dinero libre”… traducción al español que nos indica que debemos en realidad tener cuidado, ya que por su propio nombre nos dice que no puede ser real.

Este joven, que no detallaré porque no creo merezca publicidad gratuita, explicaba cómo le llenó los ojos a otros y eso hizo de su incursión en el “negocio” un gran éxito.

El dueño de la estafa, como casi siempre un extranjero que embauca con su acento, le llamó para conocerlo después que un video suyo se hizo viral. Lo subió en helicópteros, lo llevó a caros restaurantes, lo viajo todos lados… y sobre todo, le hizo entender que se puede uno dar la gran vida. Aunque no dice que es con el sudado dinero de otros.

Al compartir todo esto el joven llevó a otros a creer que también lo lograrían. Lo que él nunca quiso recordar es que las mentiras tienen patas cortas.

Cuenta también cómo al comenzar los rumores de quiebra su emprendimiento creció. La gente lo buscaba para “invertir” y él “ganaba” miles de dólares por semana. Veamos los dos términos que puse entre comillas:

Invertir: De eso no tiene nada, es solo una apuesta. La pregunta no es si ganarás, sino si serás lo suficientemente astuto para sacar tu dinero antes de que la pirámide se derrumbe.

Ganar: La palabra engaña, y para no irme lejos, nada más real, porque no es más que un engaño. No se gana dinero cuando se introduce un capital en estas redes para apostadores. No es un engaño real a ingenuos, es un engaño en el sentido de que no tienes idea de cuándo se caerán. La mayoría es demasiado optimista y no realiza la ganancia, sino que reinvierte.

Viendo la entrevista corroboro lo que pensaba ya hace un tiempo, no es que la gente no sabe, es simplemente la misma mentalidad que mantiene cientos de miles de bancas de apuestas. La gente quiere multiplicar por mucho su dinero, de manera fácil y sin esfuerzos. Y si nos queremos poner una venda para no ver el riesgo, mucho mejor para nosotros.

Son pirámides, pero nunca construidas como los mayas o los egipcios. Estas no tienen una base fuerte, están cimentadas en el ingreso de nuevos apostadores. Embaucar y asegurar a otros que serán ricos en poco tiempo es el trabajo a realizar.

El objetivo de este escrito no es satanizar a las pirámides, sino desvictimizar a sus participantes. Todos los conocedores escribimos y hablamos a tiempo y reiteradamente sobre lo que hasta hace un tiempo consideraba estafa. Ya lo que deseo es que los participantes en las siguientes pirámides sean vistos como personas con decisiones propias, que no son engañadas, sino motivadas a entrar en una apuesta que saben muy bien que tiene fin… su apuesta es saber si podrán ser capaces de retirarse antes de que suceda lo seguro.

MIS NUEVOS LIBROS: La tercera y cuarta colección de mis artículos de esta columna ya vieron la luz. Las Recetas financieras ya son 4. Las puede adquirir en Librería Cuesta o en nuestro sistema de entregas a domicilio: www.DiegoSosa.Info/tienda

FRASE DE LA SEMANA

“Quién decide ignorar un riesgo no es víctima, es arriesgado”

Diego A. Sosa
Conferencista, Escritor, Consultor y Coach

Sobre Diego Sosa

Conferencista, Escritor, Consultor y Coach. Mantiene columnas en publicaciones de varios países. Con 17 libros de crecimiento personal y profesional publicados pertenece a una selecta lista de autores hispanoparlantes que han logrado colocarse en el gusto de los lectores. Habla los idiomas español, alemán, portugués e inglés.