lunes , 10 diciembre 2018
Inicio | Ahorros |

¿Qué prefieres ser: Libre, rico o estable?

El objetivo debe estar planteado para saber los pasos a dar... y llegar a él
Libre rico o estable
Libre rico o estable

¿Qué prefieres ser: Libre, rico o estable?

El objetivo debe estar planteado para saber los pasos a dar... y llegar a él

Ser libre, rico o estable es una decisión que debemos tomar si queremos perseguir y tener lo que queremos en nuestra vida financiera. Hacer un plan dependerá del objetivo que queremos alcanzar.

Estos tres estados de bienestar tienen un parentesco, pero a veces distan mucho el uno del otro. Definir cuál o cuáles de ellos perseguiremos puede ser primordial para nuestra felicidad financiera.

Veo muchas personas que no tienen claras sus metas, no es de extrañar que no alcancen sus sueños. En lo financiero podríamos tener un gran sueño, que debe ser uno de los tres estados que planteo en el título de este escrito.

Conocer las diferencias de cada uno nos puede ayudar a definir qué es lo que queremos. Sin olvidarnos de realidades individuales que deben llevarnos a una definición realista si no queremos vivir en una utopía. Es que si pensamos ser ricos y tenemos 70 años y no hemos logrado salir de la pobreza. Creo que el objetivo no debe ser jugar a la lotería sino buscar la forma de ajustar nuestra realidad para vivir felices financieramente.

Veamos por separado los tres estados, así podrá definir lo que desea… con la salvedad de que siempre puede cambiar su objetivo:

Estable: Es el primero de los estados, lo alcanzamos cuando logramos el equilibrio entre lo que queremos y lo que logramos. No lo quiero confundir con la zona de confort, que es cuando estamos tranquilos y felices con lo que tenemos, sin pensar en lo que podría pasar que nos puede sacar del equilibrio. La estabilidad la veo realizada cuando se tiene la posibilidad de hacerle frente a gastos irregulares y a imprevistos normales. Siempre puede pasar algo que no está dentro de nuestras posibilidades, no es a esos que me refiero.

Este estado es importante lograrlo mientras se trabaja, durante nuestra vida productiva. De él podemos saltar a los demás.

Rico: Siempre digo que la riqueza es relativa. Para unas personas ganar un millón de dólares al año puede ser riqueza, algunos no se ven viviendo con esas entradas mensuales. Lo más importante es definir lo que usted llamaría ser rico. Aunque le aseguro que cuando llegue ahí pensará que no es suficiente y querrá más… y ahí está el gran problema de perseguir la riqueza como objetivo principal de la felicidad financiera.

Algunos ricos no pueden vivir sin trabajar, sus gastos dependen de sus ingresos y sus ingresos de su trabajo. Se puede ser rico siendo empleado, o trabajando por ingresos dependientes del esfuerzo diario. Lo más importante es saber que los ricos viven como ricos y para eso tienen que tener ingresos perennes de ricos. Defina de dónde saldrá ese ingreso para que pueda vivir toda su vida como rico.

Libre: Un término muy utilizado en la actualidad. Nos pone a pensar en cómo vivir sin que nuestro ingreso dependa de nuestro esfuerzo directo. Más que eso, diría que debemos definir cuál es el monto que nos hará falta para vivir como queremos en el momento que cese nuestro ingreso dependiente de nuestro trabajo. En mi libro Arco Iris Financiero puede encontrar mi fórmula del retiro, ella le orientará en el cálculo para que pueda evaluar su realidad y planificar su meta.

Conclusión: Para muchos las metas de ser libre o ser rico serán a largo plazo. Conseguir estabilidad puede ser de muy corto plazo si se lo propone. Creo que los tres estados son alcanzables y deberíamos ponerles número para dar los pasos necesarios hacia ellos. El bienestar económico nos evita estrés y si sabemos cómo nos trae calidad de vida.

 

FRASE DE LA SEMANA

“Mejor que ser ambicioso prefiero tener ambiciones, perseguirlas y lograrlas”

Diego A. Sosa
Consultor, Coach, Conferencista y Escritor

Sobre Diego Sosa

Conferencista, Escritor, Consultor y Coach. Mantiene columnas en publicaciones de varios países. Con 17 libros de crecimiento personal y profesional publicados pertenece a una selecta lista de autores hispanoparlantes que han logrado colocarse en el gusto de los lectores. Habla los idiomas español, alemán, portugués e inglés.