martes , 20 noviembre 2018
Inicio | Ahorros |

¿Nos hace pobres la suerte?

Creer en la suerte puede salir caro
La suerte nos puede hacer pobres
La suerte nos puede hacer pobres

¿Nos hace pobres la suerte?

Creer en la suerte puede salir caro

Hablamos de la suerte como la gran responsable de nuestro presente. En ocasiones hasta la tomamos como guía para la creación del futuro en que queremos vivir.

¿Qué es tener o no tener suerte? Me preguntaba hace muchos años. Veía cómo las personas rogaban tener suerte al comprar un boleto de la lotería. Mientras por otro lado se quejaban de su mala suerte cuando no se la sacaban.

Lo mismo pasa en otras actividades del día a día. He sentido hasta un dejo de envidia en algunos al comentar la buena suerte de otros. “¡Qué suerte tuvo fulanito!”

En algunos casos la buena suerte de unos es la mala de otros. Cuando en la empresa se considera suerte la promoción de alguien a un mejor puesto. Otros compañeros que aspiraban al asenso considerarán que han tenido mala suerte.

Dejarle a la suerte lo que ocurrirá no lo considero de sabios. Estaremos siempre a la merced de lo que pueda suceder, sin tener el mínimo control.

No es que una pizca de “algo” no ayude. Lo que estoy seguro es que depende más de mi preparación para el puesto, en el ejemplo de la promoción, que la suerte del otro o la mala mía. Estoy consciente que otros factores influyen… lamentablemente no profesionales. Pero, y siempre mi pero, si usted no tiene ese factor que acelere su carrera en esa empresa, es hora de hacerse su suerte en otro lado.

Ir a un casino con frecuencia, o jugar a la lotería con regularidad, son energizantes que en la gran mayoría de los casos no terminan haciéndonos ricos, que pienso que es para lo que muchos juegan. Sino consiguiendo que no logremos los avances financieros que quisiéramos y que nos merecemos.

Puede ser que tengamos suficiente dinero para colocar una pequeña parte en un juego de azar con el objetivo de divertirnos esperando el resultado. A esos no son a los que me refiero. Sino a aquellos que buscan un futuro financiero lleno de lujos cada vez que colocan una parte de su dinero en esos juego. Dinero que podría estar cubriendo necesidades prioritarias, o creando capital para poder dar el salto desde la clase social que no quiere estar a la que desea… o por lo menos a la siguiente.

Un país lleno de bancas de apuestas no tiene mucha posibilidad de que una gran masa de sus ciudadanos abandonen la pobreza. La pregunte es: ¿Qué fue primero: La gallina o el huevo?

Para algunos la pobreza es la causa de que existan tantos juegos de azar basados en dinero. Otros quizá piensan que los juegos nos hacen pobres.

Yo diría que ni lo uno ni lo otro puedo verlo de manera conclusiva ni absoluta. Lo que sí pienso es que si ponemos nuestro dinero en la esperanza de que la suerte se apiade de nosotros muy poca veces lo hará. Las probabilidades son muy escasas. Y peor, está demostrado que en la mayoría de los casos así como llega se va… el dinero.

Paciencia, trabajo duro y conocimientos útiles es una receta que puede ayudar a pasar de clase social. Paso a paso. Debemos guardar dinero para los meses que necesitaremos más, de lo contrario llegan las deudas. Y sobre todo debemos invertirlo en lograr mayores ingresos, los que convertiremos en mayor calidad de vida, como enseño por extenso en mi libro Arco Iris Financiero.

 

FRASE DE LA SEMANA

“Para que mi suerte no dependa de otros trato siempre de no dejar a mi futuro depender de la suerte”

Diego A. Sosa
Consultor, Escritor, Conferencista y Coach

Sobre Diego Sosa

Conferencista, Escritor, Consultor y Coach. Mantiene columnas en publicaciones de varios países. Con 17 libros de crecimiento personal y profesional publicados pertenece a una selecta lista de autores hispanoparlantes que han logrado colocarse en el gusto de los lectores. Habla los idiomas español, alemán, portugués e inglés.