sábado , 22 septiembre 2018
Inicio | Diego Sosa |

El trueque triangulado

Hoy podemos intercambiar: Y hasta podemos pagar sin dinero
Trueque triangulado
Trueque triangulado

El trueque triangulado

Hoy podemos intercambiar: Y hasta podemos pagar sin dinero

El trueque es la forma más antigua de adquisición de bienes. Hoy podemos usarlo de manera muy útil para pagar servicios, y sin sacar un centavo del bolsillo.

¿Qué tan gratuito es el mundo de hoy? Obtenemos informaciones sin tener que pagar dinero. ¿Cómo funciona la modernidad?

En tiempos que el periódico llega gratis a la puerta de la casa, acceder a información útil no tiene costo, cursos de regalo, libros sin precio, aplicaciones que no cuestan, plataformas gratuitas y mucho más, nos preguntamos cómo está funcionando el negocio. Porque es un negocio ¿o no?

Cada vez se mueve más dinero en el mundo y paradójicamente no queremos pagar por muchas cosas útiles. Pero no siempre es con dinero que se paga… ahí está el truco de nuestra sociedad.

Otorgarle nuestros datos a las plataformas digitales es una forma de pagar. Mientras más publicamos en las redes, más pueden cobrar estas por su servicios… no a nosotros, a los que anuncian.

Quién no está dentro del negocio digital quizá no se puede imaginar el alcance de los detalles que tienen esas plataformas. Para ejemplos nos pueden servir los casos de las elecciones de 2016 en Estados Unidos y las del Bexit en el Reino Unido.

Por lo que publicamos, le damos me gusta, cuál publicación leemos (sí, nos están observando cuando nos detenemos), los videos que vemos, etc. las redes van haciendo un perfil nuestro. Luego el anunciante puede pedir que su publicidad solo se les muestre a personas que vivan en cierto lugar, se interesen por cierto tema, tengan cierta edad, etc.

Mucha información valiosa es generada por profesionales, o sea, personas que viven de generarlas. Como es gratis no estamos dispuestos a sacar dinero para obtenerla. Pero podemos pagar de otra forma.

La pregunta es: ¿Queremos seguir recibiendo cada vez más información valiosa? Entonces debemos pagarle a quien la emite.

Las redes y plataformas cobran por la producción de otros. El que la produce no recibe nada y así el sistema no debería funcionar. Deberíamos pagarle con nuestra moneda (tiempo quizá) al que crea… aunque el intermediario cobre por su trabajo de conexión.

Para que un medio periodístico tenga dinero para pagar a periodistas, diseñadores, etc. tendrá que recibir dinero… o vende la publicación, o vende anuncios… o ambos. Los periodistas se quedarán sin trabajo si muere el medio, y nosotros sin información de valor.

En mi libro: Arco Iris Financiero explico varias fuentes de ingreso extra que podemos tener.

Podemos hacer un trueque: Vemos publicidad y ellos reciben dinero. Pero tendrá que ser triangulado, porque los intermediarios existen para esta nueva función.

Ver un noticiero en YouTube no cuesta, no tenemos que abonarnos pagando, ni estamos interesados en que nos llenen de anuncios. Pero podemos abonarnos al canal, darle me gusta y hasta ver por lo menos 30 segundos los anuncios que nos muestra la plataforma… eso colabora a que esa fuente de trabajo y de informaciones útiles exista.

La mayoría de las fuentes de trabajo digital se van concentrando en los países más poderosos. Se saca el dinero de los menos industrializados (muchos lo llevan a un paraíso fiscal) y de ahí llega a hacer rico a los más ricos… quedándose los pobres más pobres… y los que realizan el trabajo solo con la esperanza de que un día le den un premio o algo parecido.

Paguemos a quien realiza el trabajo, no nos cuesta, solo debemos saber cómo hacerlo para que sigamos recibiendo lo que queremos y no solo una manipulación al momento de que alguien le saca provecho a nuestra información.

 

FRASE DE LA SEMANA

“Pagar ya no es tan difícil, intercambiamos sin darnos cuenta de lo que estamos dando”

Diego A. Sosa

Coach, Escritor, Conferencista y Consultor

Sobre Diego Sosa

Conferencista, Escritor, Consultor y Coach. Mantiene columnas en publicaciones de varios países. Con 17 libros de crecimiento personal y profesional publicados pertenece a una selecta lista de autores hispanoparlantes que han logrado colocarse en el gusto de los lectores. Habla los idiomas español, alemán, portugués e inglés.