viernes , 16 noviembre 2018
Inicio | Automotivación |

¿Aleja el deporte de los vicios?

El dinero puede ser una variable a tomar en cuenta...
Cercanía del deporte con el vicio
Relación de deportes y los vicios

¿Aleja el deporte de los vicios?

El dinero puede ser una variable a tomar en cuenta...

Dentro de las acepciones a la palabra vicio me quiero referir a la enfermedad de hacer algo en busca de liberar químicos en nuestro cuerpo para lograr una sensación de felicidad. En este caso con relación del dinero generado con el deporte.

El dinero puede convertirse en un vicio… no hace daño directamente, pero la búsqueda desmedida desencadena procesos químicos en nuestro cuerpo que pueden llegar a ser perjudiciales. Recordemos que para lograr la sensación necesitaremos el estímulo y, claro está, el estímulo deberá ser cada vez mayor para poder activar los neurotransmisores necesarios.

Por otro lado, un cuerpo sano incita a una nutrición de calidad. Estar entretenidos nos saca de tentaciones que se presentan cuando utilizamos el tiempo de ocio para compartir con personas que utilizan sustancias que desencadenan vicios.

Muchos trabajan duro, muy duro, para ganar dinero. En los deportes podemos encontrar algunos que combinan talentos especiales con disciplina y dedicación y lo convierten en dinero. De hecho, tanto dinero que uno no se imagina cómo podrían dejar de ser felices si el dinero en muchas ocasiones puede comprar pedacitos de felicidad. En el sentido de poder adquirir  bienes y servicios que ponen a correr por nuestro cuerpo las hormonas indicadas, aquellas que nos hacen sentir alegres.

Cada año veo como mueren jóvenes promesas del beisbol de mi país debido a la falta de control de su éxito financiero. La mayoría en accidentes automovilísticos, en sus veloces y costosos automóviles. Se estrellan contra algún objeto inamovible que les destroza el futuro y hace un abismo en la familia. En otros casos el dinero sirve para fiestas y adquisición de sustancias que solo los llevan a un final infeliz.

También existen familias completas que viven del éxito deportivo de jóvenes que desde muy pequeños han dejado todo para lograr sus sueños… ser deportista profesional del más alto nivel. Familiares que no han trabajado ni aportado a ese éxito se convierten en lacras que viven del esfuerzo de una sola persona sin aportar nada a ellos, su familia ni a la sociedad. Vicio que los hace inútiles.

No es bueno el dinero cuando se convierte en vicio o si lo que nos hace alcanzar nos termina perjudicando. No importa que sea ganado con el deporte, definitivamente no resulta sano para los que terminan destruyendo su vida con él.

La problemática de las hormonas que nos hacen sentir felicidad es que debemos entender qué las dispara para lograr controlarlas. Es cambiar las reacciones por acciones.

Andar en un vehículo veloz puede desbordarnos de adrenalina y endorfinas, pero las carreteras de un país no son el lugar más indicado para conseguir ese sentimiento. Hay lugares más seguros. Empresas que organizan eventos en vehículos de velocidad en pistas de carreras. Todo preparado para minimizar las posibilidades de accidentes y las lesiones de llegar a suceder uno.

Darle dinero a familiares y amigos no los ayuda, los convierten en parásitos. Es mejor pagarles educación o capacitación. Ayudarlos a que se abran camino trabajando, aprendiendo a ganarse el pan.

Claro que hablo de aquellos que pueden trabajar, no los mayores que por una razón u otra están obligados a ser dependientes. Y hasta esos pueden hacer oficios que sean dignos, trabajar desde la casa, etc.

El dinero no debe ser el gatillo que dispara las endorfinas. Ser felices y vivir momento de máxima adrenalina debe ser sano y no de alto riesgo. Mientras más vivimos, más momentos felices podemos disfrutar.

 

FRASE DE LA SEMANA

“El dinero hace feliz a quién no sabe serlo sin él”

Diego A. Sosa
Consultor, Coach, Conferencista y Escritor

 

 

Sobre Diego Sosa

Conferencista, Escritor, Consultor y Coach. Mantiene columnas en publicaciones de varios países. Con 17 libros de crecimiento personal y profesional publicados pertenece a una selecta lista de autores hispanoparlantes que han logrado colocarse en el gusto de los lectores. Habla los idiomas español, alemán, portugués e inglés.