sábado , 17 noviembre 2018
Inicio | Mi Negocio | Liderazgo | LA AUTORIDAD SE GANA SIRVIENDO
El líder recibe autoridad

LA AUTORIDAD SE GANA SIRVIENDO

 
Para que nos llamen líderes tenemos que conseguir autoridad. Por suerte, ésta no se compra ni se alquila, tampoco se consigue con sobornos ni presiones, mucho menos se puede imponer. La única opción es ganarla a través de acciones convincentes, acciones que hacen que las demás personas nos acrediten ese título tan preciado, “Líder”.

La realidad de las acciones que tenemos por delante cuando determinamos conseguir autoridad, es que necesitamos servir a los demás. Todo lo contrario de lo que se piensa, el líder no tiene subalternos al servicio, él está al servicio de sus colaboradores. Es difícil de entender para aquellos jefes que quieren un ejército haciendo cosas que él manda, sin que nadie cuestione nada, sin que alguien se atreva en lo más mínimo a refutar una orden.

La creatividad se pierde cuando las equivocaciones o errores profesionales se pagan con reprimendas y hasta con el trabajo, o sea, con dinero, con el sustento de la familia. Mientras los jefes máximos reciben cuantiosos salarios y grandes regalías, los empleados bajos sobreviven; cuando los máximos jefes comenten errores costosos, un seguro los cubre de sus omisiones o errores y siempre encuentran a quién cargar la culpa. El que no tiene como sobrevivir sin el salario, tiene que ir a la calle por arriesgarse a ser mejor en su trabajo.

El líder es un mentor, es alguien que acompaña a crecer a sus colaboradores, se preocupa por su desarrollo, tanto dentro de la empresa, como en el ámbito personal. Por eso acepta todo tipo de observaciones y fomenta los cuestionamientos a los métodos y procesos existentes. Recordemos que las observaciones no son críticas, las críticas siempre son dañinas, no existen las llamadas constructivas, ésas son sólo críticas políticas. Si quiere ayudar sólo dé observaciones, las personas decidirán qué hacen con ellas.

Estar atentos a los problemas de los colaboradores generará la autoridad, recordemos que la autoridad la otorga el colaborador… lo que otorga la jerarquía es el poder. Ponerse al servicio del colaborador genera confianza y se podrá delegar efectivamente. No vale de nada tener colaboradores para que las decisiones se tomen en un solo despacho. El que quiere más tiempo libre, un trabajo más agradable y mejores resultados sirve a sus colaboradores.

Una de las cosas que diferencia a los grandes líderes es su voluntad positiva hacia los demás. Sólo se necesita accionar de manera que cubra las necesidades de los otros, las legítimas necesidades; eso aumentará nuestro liderazgo.

La voluntad es una intención llevada a la acción. Es una manera de conseguir una autoridad verdadera, una autoridad que nos convierte en líderes. Recuerde, lo importante no es saber más que los colaboradores, sino tener un equipo que sepa más que nosotros… que sepa por lo menos todo lo que tiene que saber.  Para que un equipo sea eficiente, dos más dos tiene que ser mínimo cinco.  Se logra cuando se tiene la persona indicada en la posición indicada, y el líder se encarga de liderar, no necesita en ningún momento hacer el trabajo de los demás.

Muchas personas quieren alguna cosa, pero en ocasiones lo que necesitan es otra. Los políticos toman decisiones y hacen ofrecimientos tomando en cuenta lo que las personas quieren. Sin embargo, no piensan profundamente en lo que las personas realmente necesitan. No todos tienen la capacidad de saber qué necesitan, aunque todos quieren muchas cosas.  El líder debe encontrar las necesidades del pueblo, hará que su trabajo sea más efectivo y su vida personal más completa.

 

FRASE DE LA SEMANA

“Logro más cuando la gente me sigue por convencimiento que cuando me obedece por miedo.”

Diego A. Sosa

Consultor, Coach, Conferencista y Escritor

  Para que nos llamen líderes tenemos que conseguir autoridad. Por suerte, ésta no se compra ni se alquila, tampoco se consigue con sobornos ni presiones, mucho menos se puede imponer. La única opción es ganarla a través de acciones convincentes, acciones que hacen que las demás personas nos acrediten…

0