viernes , 16 noviembre 2018
Inicio | Diego Sosa |

Shoshin Financiero: Una buena costumbre

Una mentalidad de aprendiz lleva a mejor vida
Shoshin - Mente de Aprendíz
Shoshin Financiero

Shoshin Financiero: Una buena costumbre

Una mentalidad de aprendiz lleva a mejor vida

Shoshin es una palabra japonesa que como muchas se ha convertido en una filosofía o concepto filosófico. Significa algo así como “mente de principiante o aprendiz”. El mundo financiero es muy cambiante por lo que una de mis filosofías es siempre tener esa actitud, la de aprender.

Este concepto fue aplicado en sus inicios en las artes marciales, donde quienes las practican deben entrar al tatami (piso de prácticas o peleas) con mente de aprendiz… no solo cuando son principiantes, sino siempre.

Las personas buscan libros que les enseñen el método de la riqueza. Encuentran tesoros como El hombre más rico de Babilonia o métodos más modernos como lo es Padre rico padre pobre, entre tantos otros que existen. Cada uno tiene sus verdades y quizá es verdadero íntegramente. Lo que no podemos decir es que cada método es absoluto.

Tomemos como ejemplo tres factores a tener en cuenta con relación a la inversión en inmuebles que nos motivan a aplicar el shoshin:

Situación del mercado: Hace pocos años comprar un local en un centro comercial en los EE.UU. era muy recomendable. El vecindario que no tuviese uno cerca no tenía muchas posibilidades de crecer. Por razones de seguridad la gente lo tomaba como su primera opción. Hace unos días leí un artículo que explicaba como a partir de fotos satelitales se descubrió que cada vez menos vehículos están estacionados en los centros comerciales. Se hizo un estudio y se descubrió como está bajando el negocio de esos lugares. En el 2015 habían 1,500 de dichos centros, hoy quedan 1,100 y se pronostica que en diez años no pasen de 800. La criminalidad, las compras por internet, la falta de tiempo, los costos de la movilidad y otras realidades han cambiado el patrón de compra de los estadounidenses.

Cambios generacionales: La mentalidad cambia con la evolución social. Las personas tienen realidades diferentes y la vida cambia. Para la generación nacida antes del 1964, los baby boomers, adquirir un techo era una prioridad. Ya la Generación X comenzó a pensar más en viajar antes de comprometerse con un pago mensual de una vivienda propia. Y los que nos siguen, los milénicos, el objetivo principal es obtener un vehículo. Como vemos, el movimiento económico anda por otro lado. Invertir en viviendas de alquiler para los milénicos podría ser rentable, por ejemplo.

Factores macroeconómicos: La determinación de un gobierno de acelerar o desacelerar la economía provoca cambios a mediano plazo. Bajas tasas de interés suelen llevar a que las personas decidan hacerse de viviendas, disminuyendo la clientela que alquila. Hasta llegamos a burbujas inmobiliarias. Altas tasas motivan más a la búsqueda de ganancia de capitales en los mercados y seguir viviendo alquilado; mayor demanda y altos rendimientos en los mercados conllevan un alza en los alquileres y plusvalía de las propiedades.

Con estos ejemplos le dejo dicho que saber hoy de inversiones en inmuebles solo sirve para lo que pasa hoy. Debemos aplicas shoshin para cada día buscar informaciones que nos ayuden a sacarle el provecho necesario a nuestro capital. Podremos tomar decisiones que nos protegerán en los siguientes meses o años. Conseguiremos hacer que nuestro dinero trabaje para nosotros con el menor riesgo. Todo dependerá de seguir aprendiendo o creernos que lo sabemos todo.

En mi libro Arco Iris financiero muestro las formas de subir nuestro FQ, cociente de inteligencia financiera. No creo en las fórmulas mágicas, confío en que hay un conocimiento base y lo importante es el análisis de cada caso específico.

 

FRASE DE LA SEMANA

“Si creo que todo lo sé; me pierdo de todo lo que no sé”

Diego A. Sosa

Consultor, Coach, Conferencista y Escritor

 

Sobre Diego Sosa

Conferencista, Escritor, Consultor y Coach. Mantiene columnas en publicaciones de varios países. Con 17 libros de crecimiento personal y profesional publicados pertenece a una selecta lista de autores hispanoparlantes que han logrado colocarse en el gusto de los lectores. Habla los idiomas español, alemán, portugués e inglés.