jueves , 21 junio 2018
Inicio | Ahorros |

Tres generaciones y sus dogmas financieros I

¿Somos tan diferentes?
Tres generaciones y sus dogmas financieros
Tres generaciones y sus dogmas financieros

Tres generaciones y sus dogmas financieros I

¿Somos tan diferentes?

Tres generaciones son las que comandan casi el 100 del mundo laboral de hoy: ¿Será verdad que somos tan diferentes? Estoy seguro que crecimos en diferentes realidades, veamos si en el fondo somos tan distintos en nuestro accionar financiero.

La mayoría de los humanos que estamos sobre la tierra somos de tres generaciones. Unos ya con su realidad financiera construida (bien o no tanto), otros luchando en medio de lo que ya no es y lo que será, y los últimos que nacieron tienen casi todo por delante.

Me parece que cada generación ha criticado a las subsiguientes. Los más nuevos no saben mucho de los anteriores, pienso que por eso no se dedican a evaluar su comportamiento.

La idea en esta oportunidad es ver si somos tan diferentes o es que olvidamos lo que vivimos y es una cuestión de humanos y no del año en que nos tocó nacer.

Adolescentes: Digamos que es la época donde los jóvenes viven de lo que los padres les regalan.

  • Los Baby Boomers (nacidos del 1946 al 1964): Al nacer después de la segunda gran guerra no había abundancia. En su gran mayoría se vieron obligados a trabajar. Algunos ayudaban a sus padres en sus ocupaciones, otros eran parte del sustento familiar cuando faltaba el padre. En cada país se vivió diferente, pero la escasez era mundial. No hubo mucha oportunidad de crear dogmas financieros, solo podían gastar lo poco que un día sus padres le daban. Algunos desarrollaron la mentalidad de vivir en austeridad, principalmente las damas, administradoras por excelencia. Unos pocos guardarían por si lo necesitaban más adelante.
  • La generación X (nacidos en los 60s y 70s): En general tuvimos una adolescencia menos trabajosa que la generación anterior. No había opulencia, no tuvimos que trabajar y comenzamos a recibir mesada. La administración de la misma pasó a forjar dogmas que muchos cultivaron hasta hoy: Gastarlo todo, gastar de acuerdo a lo que teníamos o sacrificarse de no adquirir algo y reunir dinero para algo mayor.
  • Los milénicos (nacidos en los 80s y 90s): Se encontraron unos padres con más necesidades cubiertas. Las mesadas fueron más jugosas Como había llegado la época del crédito fácil, sus progenitores les dieron otro ejemplo: Los nuevos adolescentes crecieron con dogmas como: “le daré a mis hijos lo que no tuve” y “el sueldo no me alcanza”. ¿Le alcanzaría la mesada escuchando a sus padres protestar por lo mismo? ¿Valorarían lo que recibían sin esfuerzo?

Adultos sin responsabilidad familiar: Al entrar al mundo laboral comienzan a cambiar las cosas.

  • Los milénicos: Aún está por verse, no todos han entrado. Siento que podemos confundirnos si generalizamos. Una parte encontró más facilidades, no tiene que trabajar para estudiar ni mantenerse. El “Hotel mamá” está a la vanguardia. La moda y los lujos se pusieron de moda porque las necesidades básicas están cubiertas. No guardar dinero y tomar prestado es el dogma de muchos.
  • La generación X: Pasó por ese período con menos equilibrio. Muchos tuvieron que ir a otras ciudades a estudiar. Trabajar para mantenerse y estudiar era común. Aún el crédito no era fácil, estirar lo que ganaban era una necesidad. Algunos se frustraron y no quieren poner a futuros hijos a vivir lo mismo. Otros valoran lo aprendido y construyen su futuro.
  • Los Baby Boomers: Lo que ganaban no les daba para mucho. Comenzaban familia temprano, por lo que fue un corto período.

Pulse aquí para leer la segunda parte.

 

FRASE DE LA SEMANA

“Somos lo que hemos recogido en el camino”
Diego A. Sosa
Consultor, Escritor, Coach y Conferencista

Sobre Diego Sosa

Conferencista, Escritor, Consultor y Coach. Mantiene columnas en publicaciones de varios países. Con 17 libros de crecimiento personal y profesional publicados pertenece a una selecta lista de autores hispanoparlantes que han logrado colocarse en el gusto de los lectores. Habla los idiomas español, alemán, portugués e inglés.